Love Story...

Loading...

martes, 19 de agosto de 2014

Poemas en dos lienzos: diálogo de los esposos




Tus fuertes brazos me rodean. Mi cabello se enamora de tus hombros.
Lentas palabras de consuelo caen sobre mí, sin embargo mi corazón no tiene descanso.
Elizabeth Eleanor Siddal

Oh corazón, que ya no late, que yace en las tinieblas exiliado.
¿Qué es para ti el amor, esta delgada red que el sol urde con ternura?
Dante  Gabriel Rossetti

—Fui la contradicción más absoluta:
la luz disfrazada de tristeza
y los paisajes coloreados de sonrisas,
la musa que pintaste en un Fresco
y la madre que mece su cuna vacía.
Canté como Ofelia, antes de ahogarme
en el láudano, que es como el vino y la vida.
Me viste como la obra de otro amante
y en ella me perdiste para siempre.
Encontré paz en la somnolencia
cuando mostré mi última sonrisa
y me ahogué con tu pincel.

—Te recuerdo en el lienzo,
allí, donde las aguas abrasan los cuerpos
y la mirada se pierde.
Enterré contigo mi esencia
hasta que se agotaron las palabras...
me hice devoto de tus atrios,
de la cobriza alabanza de tus cabellos,
de la imagen etérea de tus brazos
extendidos en dos lienzos.
En el agua yaces gélida,
torturada en tu “Rigor Mortis”.    
Eres en ti misma, en tus letras, tu mejor obra.

Yo solo fui el pincel que se tiñó con tus versos.

Estación melancolía




La soledad de otoño me visitó por primera vez

en el reflejo opaco del espejo,

medité bajo un crisantemo,

acostada en un lecho de hojas mustias

mientras escuchaba el lamento de ramas.

Se hielan mis miembros

y la estación queda marcada en nuestros calendarios.

Las distancias languidecen

y el pasado se pierde en domicilios sin dirección.


Nace otro otoño de palabras.

domingo, 6 de julio de 2014

Aibonito



¡Benditas curvas de Aibonito!
bajo sombras de flamboyanes,
sobre todas las alfombras rojas
henchidas de labios de este a oeste, 
esos que albergan techos en pilares
cimentados al buen humor de Dios.
Allí pude ver todas las flores
escondidas tras los rostros nobles
o en las artesanías que no cuestan.
La limpieza nace de otro cielo,
el tiempo transcurre en otro siglo,
el clima es el de un país frío respirando,
sobre el mío...
Me encontré, en mi propio exilio.

Fuegos Ar-ti-fi-cia-les

...a punto de mirar el cielo celebrar la libertad de otros, mientras yo sigo prisionera de sus fuegos artificiales...

Murena

Soy el desvelo que te une en versos y me despierta murena.

En la mesa

No despierten en la mesa los sueños platónicos, es mejor saborearlos entre las risas niñas y los dibujos de margaritas.

Bufona

Hoy he jugado a la mirada triste, al café prolongado, a un cierre arrodillado a mi sonrisa y al vestido de bufona.